Etiquetas

sábado, 21 de febrero de 2015

Micro Buenos cimientos

El teléfono suena, suena como siempre a medianoche, miro el reconocedor de llamadas y fijo mi mirada en la pantalla. No otro día, este no sera el día, pero en verdad, las paredes se caen de sucias, las ventanas y persianas están desgastadas. Los techos parecen absorber, la enfermedad del edificio. Las arañas, ni si quiera tienen ya espacio, para sus telas. Todo se vendió con la ultima entrada, por eso esta vez, no me arriesgue, este parecía, un hombre de buenos cimientos y cogí el teléfono.
Jade Bueno Morales #diariodejadepoe